Danza del vientre

La danza del vientre moviliza, alegra, libera, calma, desbloquea y te pone en contacto con tu feminidad esencial. Sea ésta la que sea en cada una de nosotras, la danza permite que conectes con tu energía más interna y que manifiestes todo tu ser a través del baile.

Nuestro vientre es nuestro centro sagrado, el punto hara, fuente de nuestra energía vital, donde confluye el poder femenino. Es nuestro centro de creación y al movilizarlo en esta danza, tan profundamente simbólica, activamos y desarrollamos nuestra parte más creativa.

Danzando creamos alegría… Danzando creamos belleza… Danzando creamos espiritualidad.

Y danzamos en primer lugar para nosotras mismas, para sentir nuestro cuerpo y expresar nuestras emociones, para descubrir nuestra esencia y nuestra magia…

Y seguimos danzando para que la energía de la tierra ascienda por nuestros pies y se una con la energía del cielo que desciende por nuestra cabeza, fundiéndose ambas en nuestros corazones.

Y desde ahí la danza se expande y danzamos para compartir con otras mujeres.

Y al fin nuestra danza se convierte en una ofrenda a nuestra feminidad, a la vida, a la madre tierra y al universo entero.

Profesora: HELENA BEJARANO

Experiencia: Comienza sus estudios como alumna de Isis en en 2003. Con ella aprendió la técnica de la danza oriental pero, sobre todo, su corazón, aprendiendo a amar esta hermosa danza, desde su aspecto más sutil y espiritual. Desde entonces ha realizado diversos cursos con maestros como Nabil Mabrouk, Mahmoud Reda, Adnam Sarham y bailarinas como Morgana, Nahari o Banafsheh Sayad. Actualmente continúa su formación con Eva Chacón.

Menú