Llegar a Darannur fue como volver a casa. Y hacer Aromaterapia energética fue de los primeros pasos reales para respetarme y cuidarme, porque aprendí cosas y entendí otras que encajaban perfectamente en mi puzzle personal. Me pareció muy nutritivo, tanto el curso en sí como conocer y compartir con Helena y las compañeras.
Y salí tan contenta que me fui de cabeza a Aromaterapia básica y de ahí… eso ya es otra historia. GRACIAS, Helena, por ayudarme a integrar lo que intuía y lo que sabía. Eres increíble.

Menú