Decía el guru Paramahansa Yogananda:

«La verdadera celebración de la Navidad consiste en meditar y preparar tu mente para esta sagrada época del año a fin de que puedas experimentar en tu interior el nacimiento de una nueva conciencia de fraternidad universal y amor por todas las criaturas vivientes.

«Ante la visión humana, Jesús es el pequeño bebé que nació en Belén, además del salvador que sanó a los enfermos y resucitó a los muertos. Para la visión divina, él significa la presencia de Cristo en todo el espacio y en cada átomo. Debes aspirar a conocer a Cristo dentro de ti».

Todas las luces que brillan fuera representan tan sólo el reflejo de nuestro brillo interno, el que encontramos en la paz y el silencio. Busquemos pues durante estos días esos momentos de silencio para seguir reavivando nuestra luz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar