Muchas veces me preguntan porqué uso tanto la palabra MAGIA. Para mí la magia no va sólo de hacer rituales o montar un altar, en realidad creo que la vida puede ser absolutamente mágica y sincrónica si nos abrimos a verla (y a sentirla) con otros ojos. Entonces descubrimos que la magia puede estar en cualquier acto que realizamos con la intención de que sea sagrado pero también en los pequeños detalles que nos van ocurriendo en nuestro día a día y que resultan sorprendentes.

Un claro ejemplo de ello en mi vida es lo que me sucede con los minerales. La manera en la que llegan a mí, la forma que tienen de hacerme saber que los necesito no deja de maravillarme y llenarme de agradecimiento.

Hoy os voy a contar cómo este Xilópalo (madera fosilizada) llegó a mi vida:

Día 1.- Entro en Instagram y veo una cuenta con un comentario sobre las maderas petrificadas, me llama la atención porque no sabía lo que eran así que lo leo con detenimiento, siempre me gusta conocer nuevos minerales.

Día 2.- Buscando una web de venta on-line de cuarzos en Internet veo una mención a las maderas petrificadas. ¿En serio? ¿otra vez este mineral que hasta ayer no conocía? Mis alertas comienzan a ponerse en marcha!

Día 3.- Estoy preparando los materiales para el curso de Gemoterapia que haremos en un par de días. Para prepararme e irme conectando con la energía de lo que se moverá en el curso, tengo la costumbre de escoger una carta del Tarot de “Aliados cristalinos” que coloco siempre en el altar con los cristales… ¿Adivináis cual me sale?

Día 4.- Entro en una tienda de cristales (siempre paso cada vez que voy al centro de la ciudad). Justo en ese momento un cliente le pregunta a la dependienta por una piedra que tiene en un mostrador y que no reconoce. Sabéis ya que responde ella, ¿no?

Pues eso, que casi entre lágrimas de agradecimiento compro el Xilópalo. Entre sus propiedades energéticas está el trabajo con los ancestros. He meditado con él, le he llevado conmigo varios días y poco después se me ha abierto un proceso interno de sanación de heridas de la infancia y honra y reconocimiento hacia mis padres. Aquí, con vuestro permiso, no entraré en detalles pero os diré que ha sido un mes duro a la vez que muy hermoso que ha terminado con una profunda paz interior.

Sí, existe la magia y Sí, los minerales son una activa parte de ella.

Gracias, gracias, gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar