Entre pétalos de tiempo

te deslizas mujer mágica

floreciendo como un loto a cada paso

la serpiente ascendiendo por tu espalda

En ti, recuerdos del desierto

suaves dunas, luz dorada

el aroma del incienso en tu cabello

henna y tierra envolviendo tu pisada

En ti, cantos de otros mares

diosas, templos, risas, danza

plegarias elevándose hacia el cielo

agua azul y arena blanca

En tu rostro esencia de misterios

en tus manos velos que dibujan almas

tu cuerpo colmado de aire y luna

silencio y sonrisa en tu mirada

 

Por Helena Bejarano. Imagen cortesía de Belén Martín

 

,
Entrada anterior
El credo de la mujer real
Entrada siguiente
Me dijeron…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú