Hay una manera diferente de acercarse a la danza, una manera donde no importa el cómo sino el por qué. Donde el cuerpo responde a la energía de la música, a su alma, dejándose llevar por un sentimiento desconocido, intuitivo, primario… en el que la mente se aparta para dejar paso al corazón.

Sea cual sea el tipo de danza que te llena, si eres capaz de ir más allá y llenar de consciencia tus movimientos, descubrirás que todo tu ser responde a esa llamada y te llevará a un lugar único, personal, sagrado, donde te pondrás en contacto con tu esencia, donde al fin te dejarás ir libre, sin más.

Tú también eres capaz, aunque nunca hayas danzado, aunque creas que tu cuerpo no podrá seguirte, aunque no entiendas lo que puede suceder… sucederá y entonces te descubrirás bajo una nueva visión, con una nueva perspectiva y disfrutarás de un “tú” que hasta ahora desconocías.

Danza sin miedo, sin juicio, sin pudor.
Sólo danza y déjate llevar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar